Prolapsos

Prolapsos de los órganos pélvicos

¿Qué es un prolapso?

Es el descenso o caída de un órgano interno a causa de la relajación de los medios y mecanismos de soporte , especialmente cuando sale a través de un orificio natural u artificial.

Los prolapsos de los órganos de la zona pélvica se producen por el mal funcionamiento de los mecanismos fisiológicos encargados de la sujeción de la pelvis femenina. Dependiendo del área anatómica afectada pueden ser:


Prolapsos por fracaso del compartimento anterior del suelo pélvico


  • Uretrocele: Consiste en el descenso de la uretra, que rota y se exterioriza por la apertura vaginal. Suele asociarse a trastornos de la dinámica miccional con síndromes de urgencia-frecuencia miccional, aumento en frecuencia miccional, sensación constante de ganas de orinar y/o incontinencia urinaria.

  • Cistocele: Consiste en el descenso de la vejiga que se exterioriza por la apertura vaginal. Puede ser obstructivo, impidiendo el correcto vaciado de la vejiga, y/o producir incontinencia urinaria.

Prolapso por fracaso del compartimento medio del suelo pélvico


  • Prolapso Uterino: Consiste en el descenso del útero que se exterioriza por la apertura vaginal. Generalmente se asocia al cistocele pues en su descenso el útero tiende a traccionar de la vejiga con los consiguientes efectos sobre la micción y complicaciones.

  • Enterocele: Consiste en la protrusión del fondo o cúpula vaginal a través del orificio vaginal empujado y ocupado por las asas intestinales. Es una herniación de las asas intestinales causada por el empuje de estas sobre la cúpula vaginal (parte alta de la vagina), que se exterioriza a través del orificio vaginal, ocupando su sitio.

Prolapso por fracaso en el compartimento posterior del suelo pélvico


  • Rectocele: Protrusión del recto a través del orificio vaginal. Se puede acompañar o no de incontinencia anal. Produce estreñimiento y/o sensación de vaciamiento incompleto rectal.

Prolapsos Múltiples del Suelo Pélvico


El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior, constituyendo así una unidad morfo-funcional. Por este motivo, es habitual que los prolapsos no se den de manera aislada, sino que nos encontremos con prolapsos del suelo pélvico asociados de compartimentos diferentes, coincidan o no en el tiempo.


Tratamientos


Los tratamientos varían en función de la sintomatología, el tipo de prolapso y su grado de severidad. Las opciones de tratamiento son diversas y van desde las terapeúticas menos invasivas como son la Rehabilitación y Biofeed-back Perineal con fines preventivos o tratamiento de los casos menos evolucionados hasta los procedimientos quirúrgicos en los casos más severos.

En las fases iniciales y moderadas pueden ser de mucha utilidad técnicas como son la Infiltración vesical con toxina botulínica (Botox) para la hiperactividad vesical e incontinencia urinaria de urgencia y la Regeneración Colágena Vaginal con Láser para los cuadros de incontinencia urinaria de esfuerzo, laxitud vaginal ( trastorno frecuente provocado por la pérdida de tono, elasticidad y firmeza de las paredes de la vagina ) y disfunción sexual femenina.

La cirugía se indica en los casos más severos o que tengan una repercusión clínica, e incluyen la Cirugía de la Incontinencia Urinaria de Esfuerzo y la Cirugía de los prolapsos, aislados o múltiples.


Cirugía Robótica en el tratamiento de los Prolapsos


La cirugía robótica nos permite tratar los prolapsos simples o múltiples del suelo pélvico con más precisión y eficacia que otras técnicas quirúrgicas. Es una técnica de mínima invasividad, en la que la posibilidad de complicaciones en mínima y que permite el alta hospitalaria de la enferma y su recuperación en tiempo record. Esta técnica quirúrgica se ha convertido en la técnica de elección para los prolapsos múltiples.


Tratamientos